CÓMO SE NOMBRA UNA NUEVA ESPECIE


Jueves, 05 Noviembre 2015
CÓMO SE NOMBRA UNA NUEVA ESPECIE

 

Así que has descubierto una nueva especie. Tras meses de trabajo de campo o un buen tiempo en el laboratorio, identificas una planta, insecto o, si tienes mucha suerte, un mamífero nunca antes descripto.

 

Levantas una roca y allí está o analizas espécimenes viejos y te das cuenta de que están mal clasificados y ese pequeño insecto en un frasco es, en realidad una nueva especie.

 

¿Qué debes hacer?

 

Se cree que en la Tierra hay cerca de 9 millones de especies, de las que solo hemos descubierto unos 2 millones, por lo que esta ocurrencia no debería ser tan rara.

 

Sin embargo, para un biólogo, seguramente sea un momento muy emocionante y, claramente, si descubriste esta especie, tienes el honor de elegir el nombre con que se la conocerá.

 

¿Qué pasos debes seguir para nombrar una especie? Te lo contamos a continuación.

 

No tan rápido

 

Probablemente tengas alguna idea del nombre que le quieres asignar.

 

Algo para homenajear a alguien que admiras, un nombre en honor a tu abuela o a tu pareja o simplemente algo que refleje la peculiar apariencia de esta nueva especie...

 

Pero, no te apresures, hay otras cosas que hacer antes de nombrar una nueva especie.

 

Lo primero que debes hacer es describirla. Nadie en la comunidad científica aceptará tu nuevo descubrimiento sin que antes lo pruebes. Si quieres nombrar tu propia especie, debes probar que realmente lo mereces.

 

Es necesario identificar un holotipo, es decir, un espécimen que será la referencia para identificar todos los nuevos representantes de la especie que sean encontrados de aquí en adelante, e incluso un par de paratipos (por ejemplo, espécimenes de diferente sexo y edad), que deberán guardarse en un museo al que otros científicos tengan acceso.

 

Ese holotipo deberá ser descripto minuciosamente y deberás indicar todos los detalles que hacen que esta especie se diferencie de otras.

 

La descripción deberá ser publicada en alguna revista científica a la que puedan acceder otros científicos y así dar a conocer el descubrimiento. Ahora sí, finalmente, podrás elegir el nombre... pero no cualquiera.

 

La elección

 

Descubrir una especie te permite nombrarla, pero hay algunas reglas que debes seguir.

 

Según la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica, el nombre de la especie debe ir acompañado de un género (siguiendo la nomenclatura binomial), tiene que tener al menos dos letras y estas deben pertenecer al alfabeto latino.

 

Si quieres nombrar una especie en honor a alguien, debes hacerlo respetando las reglas de gramática del latín y utilizando la declinación apropiada según hayas elegido un sustantivo en caso genitivo, un sustantivo en aposición, un adjetivo o una partícula.

 

Por ejemplo, si decidieras nombrar la especie en honor a tu abuelo Carlos, deberías llamarla «carli», pero si lo hicieras en honor a tu abuela Carla, el nombre apropiado sería «carlae».

 

También deberás evitar nombres religiosos, aunque prácticamente cualquier otro nombre está aceptado. De hecho, hay muchas especies nombradas en honor a países, famosos e incluso con referencias literarias.

 

Autora: María Dabezies

 

A través de: Batanga





elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución





TE RECOMENDAMOS