¿Confundes tu izquierda con la derecha? La ciencia te dice el motivo


Jueves, 22 Septiembre 2016
¿Confundes tu izquierda con la derecha? La ciencia te dice el motivo

La izquierda y la derecha, al igual que las matemáticas, son conceptos abstractos. Cosas que solo existen en la mente de las personas. Enseñarle a un niño a diferenciar entre un lado y el otro es uno de los primeros retos que enfrenta todo maestro de primaria.

Aún es un misterio para la ciencia el motivo por el cual algunas personas no puedan hacer una rápida y correcta diferenciación de sus coordenadas espaciales. Joan Deus Yela, profesor de Psicología de la Universidad Autónoma de Barcelona, explica lo que se sabe hasta el momento.

El proceso de aprendizaje de la orientación tiene dos fases. En un primer momento, el niño aprende a diferenciar izquierda y derecha en su propio cuerpo, esto ocurre durante los primeros cinco años de vida. Después, se desarrolla un aprendizaje extrapersonal, es decir, ya pueden diferenciar la izquierda y la derecha en otras personas, como en un espejo.

Según Deus, más del 15% de la población tienen problemas para orientarse en términos espaciales. Hay enfermedades que pueden producir una confusión neurológica pero, por lo general, no poder distinguir con claridad una mano de la otra no tiene ninguna causa médica.

Se podría tratar de un problema de automatización: “se sabe dónde está la izquierda y la derecha, pero no automáticamente, hay que pensar antes de responder”, señala Deus. Esto se debe a que el proceso para diferenciar los lados es muy complejo. Hay que tener en cuenta la información visual, la conciencia espacial y la habilidad para rotar en la mente objetos tridimensionales, entre otras cosas.

 

En conclusión, no te preocupes mucho si eres de los que no sacan cuál es su derecha al toque. Es un conocimiento que sí tienes interiorizado. El problema solo se da cuando te lo preguntan y te agarran frío. La estadística señala que esta situación se presenta más en zurdos, mujeres y personas con alto coeficiente intelectual.

Fuente: El país





elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución





TE RECOMENDAMOS