ÉL ERA TOXICO


Viernes, 23 Septiembre 2016
ÉL ERA TOXICO

Yo lo sabía... pero seguía con él.

 

Cuando te ciegas por una persona, te dejas llevar, te dejas perder y sobre todo, muchas veces te dejas humillar por el simple hecho de que queremos estar con esa persona.

 

Perdemos el orgullo y la dignidad solo por un poco de amor que en si ya ha muerto, ¿Por qué?, por qué el interés se pierde, se conoce gente nueva, se viven cosas día a día que nos hacen cambiar.

 

Él era lo más importante para mí, le di mi amor, y con el viví cosas que no esperaba vivir con nadie, soñé mi vida y mi mundo a su lado, y aun así, todo fue poco para él, ya que él tenía otras perspectivas de vida, pero aun así no me alejaba, y cada vez que algo pasaba era yo quien lo buscaba con el fin de estar mejor.

 

Me cegué, me perdí y deje que me humillara, que todo se solucionara de forma carnal, y llegue a pensar que todo mejoraría, pero era el error que estaba cometiendo, me olvide de mis principios y adquirí los que él me dio, olvide mi mundo y mi vida, pero lo comprendí, él era toxico para mí, lo acepte y me canse, pero aun cansada quería seguir hasta lo último.

 

Y lo último llego, el cansancio no me dejo, la indiferencia y el poco cariño que me mostro me hizo irme, me hizo dar cuenta que yo valía más y deje perder eso, porque creí que me quería pero la verdad es que me utilizaba, se aprovechaba cuando me veía vulnerable y sabía que haría lo que fuera por estar con él. Pero algo que aprendí de esto es, que si tienes que convencer a alguien de que se quede, esa persona ya se fue sentimentalmente, y solo se quedó físicamente.

 

 

De esto también aprendí que hay que vivir, no hay que dejarse humillar de nadie por más enamorado que estés, por más enamorado que vivas, el amor se cansa y sobre todo, que quien de verdad te quiere no te lastima, pero sobre todo, no dejes que nada ni nadie borre la sonrisa y la felicidad que tienes, porque eso tan “mínimo” para algunos, es lo más bello para otros, pero sobre todo, para uno mismo.

 

Sal, vive la vida, disfruta, nunca es tarde para volver a vivir, nunca es tarde para alejarse de un amor toxico y mejor aún, nunca es tarde para aprender de las cosas buenas y malas.

 

 

Autora: Laura Gutiérrez





elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución





TE RECOMENDAMOS