CRÓNICA DE UN BESO


Miercoles, 01 Febrero 2017
CRÓNICA DE UN BESO

"CAÍDA TRAS CAÍDA, ELLA CAÍA SOLA."

Un secreto.
Uno pequeñito.
Uno muy cortito.
Una frasecita.
Muy chiquita.
Un secretito.
Un secretito a voces.
Todos lo saben.

Resultado de imagen para besos


Pero nadie habla de eso.
Es un pecado hablar de ello.
Como un tabú.
Ocurrió hace unos años.
Todos lo vieron.
Todos supieron.
Pero nadie preguntaba.
Nadie confirmaba ni negaba nada.
Hacían como que no sucedió.
Pero ella, ella no lo pudo olvidar.

Imagen relacionada


Ella no pudo olvidar la sensación del suceso.
Ella no pudo olvidar la felicidad que la invadió cuando él le dijo que tenía los labios más bonitos que había visto nunca.
Él, él la miró a los ojos y no pudo ver la profundidad en ellos.
Él le tocó los brazos y no pudo sentir el estremecimiento del contacto de sus dedos con su piel.
Y eran unos dedos muy bonitos, unos dedos largos, con las uñas bien cortadas, los dedos que recorrieron el largo de su cabello, que acariciaron la suave piel de sus mejillas.
Él. En ese momento para ella no había nadie más en el mundo.
Era él y nadie más, no hubo nadie antes y no hubo nadie después.
En ella no existía la posibilidad de que pudiera haber alguien más.
Ella era de él y de nadie más.

Imagen relacionada


Y aun cuando él la dejó, ella después de tantos años se consideraba suya, consideraba que todo su ser era de él después de esa noche.
En ese momento, uno frente al otro, él le dio un besito en la mejilla, ella se abrazó a él.
Él tenía miles de pensamientos fluyendo en su cabeza, ella no podía descifrar muy bien su expresión.
Ella estaba asustada de lo que podía venir después.
Ya no se sentía acalorada, pero sentía los pómulos arderle con mucha fuerza cada vez que él le preguntaba si se sentía bien.
Lo cierto es, que ella se sentía bastante confundida.
La inundaba una combinación de felicidad con cierta efusividad, pero se sentía confundida de lo que iba a venir después.

Resultado de imagen para besos


¿Quién iba a pensar que ese pequeño momento iba a ser la causa de la magnitud de tal desastre?
Una bomba nuclear se quedaba corto con el desastre provocado un tiempo después.
Su pequeño momento, su pequeña burbuja de felicidad.
Su pequeño instante que le fue arrebatado.
El momentito que le arrancaron para darle una temporada de desastre.
Caída tras caída, ella caía sola.
Él sólo veía los raspones en sus rodillas, el cansancio en sus ojos, su sonrisa había desaparecido, su buen humor se había ido, su parloteo se había apagado.
¿Eso era lo que ella tuvo que atravesar sólo por un diminuto instante?
Ella, y él. No ella y él, no ellos. Eran ella, y luego él.
Nunca juntos.

Resultado de imagen para besos


Porque él se encargó de eso.
Todos lo sabían.
Todos la veían.
-Tienes los labios más bonitos que he visto nunca- le dijo él mirándole los bonitos y grandes ojos,-rojos, suavecitos, tan bonitos como tú- había finalizado.
Ella aún no lograba olvidarlo, él tal vez se había olvidado del pequeño momento que le brindó.
Él, el hombre más interesante que había visto en la vida.
Él, el dueño de su desastre, de la catástrofe que le regaló.

Imagen relacionada


Un secretito.
Uno pequeñito.
Uno que él había dejado a un lado.
Uno que ella se negaba con ahínco a recordar pero que aún así, ahí seguía presente adondequiera que vaya.



Visto en: belelu.com





elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución





TE RECOMENDAMOS