Tomar una ducha es lo mejor que puedes hacer para refrescar tu cuerpo (pero sobre todo tu mente)


Miercoles, 01 Marzo 2017
Tomar una ducha es lo mejor que puedes hacer para refrescar tu cuerpo (pero sobre todo tu mente)

A quién no le ha pasado. Llevamos todo el día dándole vueltas en nuestra cabeza a un problema, intentando buscar una solución y no conseguimos nada. Pero cuando llegamos ya rendidos a casa y nos damos una ducha, la solución aparece como por arte de magia. Esto se debe a que tomar una ducha no solo refresca y limpia el cuerpo, sino que también genera en nuestra mente una serie de reacciones químicas. 

Activa las conexiones cerebrales

Según una investigación publicada por el neurólogo Marcus E. Raichle, cuando nos duchamos, escuchamos nuestra música favorita o hacemos ejercicio moderado, nuestra mente alcanza un estado de “atención descentralizada”. Esto quiere decir que nuestro cerebro se desconecta para poder relajarse y activa la red neuronal por defecto. De manera subconsciente consigue conectar toda la información que recibimos del exterior con los datos que tenemos almacenados, lo que favorece a la aparición de buenas ideas. Estas actividades deben disfrutarse relajadamente. Si nos tomamos una ducha apresurados y a la carrera, no lograremos alcanzar dicho estado.

Nos centra en nosotros mismos

Aunque sea momentánea, el efecto del agua sobre nuestra piel nos regala un momento de paz que nos aleja de los problemas y preocupaciones del día, nos centra en nuestro cuerpo y nuestras sensaciones. Esta interiorización desbloquea la mente y logra que la memoria y la capacidad de razonamiento fluyan mejor, así como nos induce a ser más creativos.

Produce más dopamina

Cuando nos duchamos, nuestro organismo produce dopamina, un neurotransmisor que liberamos cuando nos relajamos y que nos dota de una mayor motivación y de un número más elevado de ideas productivas. Mientras más relajados estemos, más dopamina, y a más dopamina, mayor capacidad creativa.

Alivia la melancolía

Con la ducha logramos canalizar la tristeza debido a que activa la producción de noradrenalina, la hormona que suaviza los cuadros depresivos. Cuando nos hemos calmado y alejado de la tristeza, también nos resulta más sencillo pensar de manera productiva y encontrar la solución a un problema.

Fuente: El País






elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución





TE RECOMENDAMOS