Escucha a tu corazón: técnicas para afinar tus habilidades de conexión


Miercoles, 01 Marzo 2017
Escucha a tu corazón: técnicas para afinar tus habilidades de conexión

“Escucha a tu corazón.” ¿Cuántas veces has escuchado esta frase en el transcurso de tu vida? Es un consejo que te han dado, es un mensaje que te gusta compartir, y a pesar de su atemporalidad, es una frase que a menudo se pasa por alto.


¿Por qué desde el principio de los tiempos nos han dado esta instrucción? ¿Y por qué tan fácilmente archivamos estas cuatro palabras de sabiduría lejos como algo a considerar eventualmente en lugar de algo a hacer?


A lo largo de la vida, descubrimos que cuando se trata del corazón, lo que se ignora siempre reaparece en formas que realmente no son las más cómodas. Aparece en forma de depresión, de agotamiento, de vacío interior. Al ignorarlo largo tiempo, un día te das cuenta de que no estás en tu camino, que algo va mal, pero hace tanto tiempo que no te escuchas que no sabes por donde empezar ni cuál es el problema. La sensación de que vacío; no sabes que haces aquí ni para qué haces nada.


Como una enfermedad física, sin diagnóstico médico aparente, ves que nada te llena y que tu sistema de creencias ya no te sirve. Dudas, pero sin saber exactamente de qué.


Nuestros corazones nos despiertan de un modo que preferimos no experimentar, pero si lo escuchamos, en lugar de esperar a que nos despierte a través de alguna experiencia incómoda, entonces podemos ahorrarnos mucho tiempo y dolor.


Aquí está la ciencia detrás de la inteligencia de nuestro corazón para la parte racional de nuestro cerebro que tiene miedo de confiar en lo desconocido y algunas pautas para comenzar a practicar, porque, al igual que cualquier músculo que quieras construir, se necesita algo de disciplina y esfuerzo.


La ciencia detrás de la inteligencia de nuestro corazón

corazón

El corazón es un órgano de enorme inteligencia electromagnética. El 60-65% del corazón se compone de células neuronales (y no de células musculares). Al igual que el cerebro, el corazón genera un campo electromagnético muy potente que impregna cada célula del cuerpo, ¡pero es aproximadamente 60 veces mayor en amplitud que el cerebro! Un campo electromagnético es esencialmente un dispositivo de radiodifusión (es decir, como una radio, emite ondas). Para simplificar esta última frase: ¡la capacidad del corazón para transmitir mensajes es 60 veces mayor en amplitud que la del cerebro! El corazón es también el primer órgano que funciona después de la concepción, mientras que el cerebro empieza a funcionar después de 90 días. Plantéate porqué estamos diseñados así.


Así que nuestro corazón, como puedes ver, es un mensajero muy poderoso. Habla un lenguaje similar al cerebro, pero utiliza un sistema de orientación interior más sofisticado basado en sentimientos y pensamientos. El cerebro con su atributo distintivo de pensar demasiado tiende a querer controlar y jugar cosas seguras. En el caso de nuestro cerebro, es por eso que recibimos mensajes que no siempre van a favor de nuestros intereses. El cerebro dice: “Sigue el mapa que te dieron, ¡es una apuesta segura! El corazón dice: “¡Toma esta ruta! ¡Todavía no lo sabes, pero te llevará a una vida nueva y más plena! ”


La mente no es el enemigo, pero hace más de lo que debería hacer

compleja mente

Esto no significa que debamos desechar los mensajes que vienen de nuestro cerebro. Nuestro cerebro es un maestro en la síntesis de información, información que se convierte en los libros que leemos que cambian nuestras vidas o palabras que escuchamos de nuestros seres queridos que nos mantienen en marcha. Nuestro cerebro ayuda a crear el orden cuando nuestras emociones amenazan con alejarnos y nos da las construcciones que usamos para navegar por el mundo de una manera segura.


¿Cómo saber quién es quién? ¿Cómo podemos saber cuando estamos siendo desviados por nuestros miedos atrapados en modo de bloqueo cerebral o cuando habla nuestro corazón para movernos hacia una dirección de vida nueva y más satisfactoria?


Señales del corazón

Cuando tu corazón está hablando, lo sientes por todo tu cuerpo. Los mensajes del corazón se sienten abiertos y expansivos. Te sacuden. Hacen que tu sangre fluya y el pulso se active. Tu visión se aclara, tus percepciones sensoriales aumentan y se agudizan. Las respuestas que vienen a ti se sienten como algo que ya sabías, canalizado y transmitido desde un lugar superior de saber, no diseccionado o masticado. En otras palabras, es una experiencia de cuerpo entero.


Señales cerebrales

Cuando un mensaje viene estrictamente de tu cabeza, es más o menos el único lugar desde el que lo sientes. Los mensajes cerebrales irracionales y sobreanalizados ??suelen venir de sistemas de creencias basados ??en el miedo. Cuando el cerebro se hace cargo, nos sentimos obsesivos, nuestros músculos tensos, nuestra respiración se acorta. Nos ponemos ansiosos, nos sentimos cansados. Nos sentimos desconectados. Hay una sensación general de que algo está apagado.


Técnicas para afinar tus habilidades de escucha

el-arte-de-escuchar

Habla contigo mismo

Para probar esta teoría, expresa en voz alta algo que sabes que es absolutamente cierto acerca de ti mismo y nota dónde se siente esto en su cuerpo. Después de hacer esto, di algo que sabes que es absolutamente falso y nota dónde lo sientes en tu cuerpo. También puedes practicar con una decisión que tomaste que sabías que era adecuada para ti y una decisión que sabías que no lo era. Una vez que tengas una idea, puedes empezar a hacerte todo tipo de preguntas. A medida que haces esto una y otra vez, comienzas a estar bien ajustado al sistema de guía interior de tu cuerpo, cada vez te será mas fácil reconocer las señales que te da.


Mantén un diario

Otra técnica poderosa es escribir un diario con las preguntas que te haces. Haz la pregunta en dos partes. La primera a tu mente: “Cabeza, ¿qué piensas de esto?”. Contesta en primera persona desde la perspectiva de tu cerebro. La segunda pregunta: “Corazón, ¿qué tienes que decir?” Anota la respuesta. Toma nota de las sensaciones físicas y las imágenes que aparecen también.


Escribir sobre lo que notas en tu cuerpo te ayuda a tener un sentido completo de tu propio sistema. Revisar respuestas basadas en el corazón, versus respuestas basadas en el miedo, también ayuda a tu cuerpo a registrarlas más concretamente, lo que a su vez ayudará a que esta herramienta de navegación se imprima en tu cuerpo más rápidamente.


La intuición de cada persona habla de manera diferente a pesar de que los principios generales discutidos anteriormente se aplican a todos, así que tómate el tiempo necesario, sin prisas para conocer cómo funciona tu sistema de navegación personal.


Concéntrate en la respiración

Por último, existe mucha investigación que muestra que la mejor manera en la que el corazón habla al cuerpo, consiguiendo influir en el cerebro, es cuando el corazón es “coherente”; lo que significa que está generando un patrón estable en tu ritmo corporal. Cuando esto es así, el cuerpo y el cerebro comienzan a experimentar muchos beneficios, algunos de los cuales son una mayor claridad mental y capacidad intuitiva. La comunicación entre ambos es fluida, no está bloqueada ni existe una parte dominante.


Un ejercicio para ayudar a tu corazón a ser más coherente es centrarse en la respiración. Tomar por lo menos un minuto o dos para hacer esto. Primero pide a tu mente y a tu corazón que unan fuerzas. Puedes imaginar un canal de luz conectando a ambos, sintiendo el flujo de energía entre ellos. Luego toma respiraciones profundas, sosteniendo tu inhalación y tu expiración, lentamente. Haz esto diez veces y luego practica los ejercicios anteriores.


A lo largo del camino, por lo general, y mas aún en la sociedad actual, hemos potenciado en exceso el uso del cerebro como fuente de guía en el camino. Es momento de equilibrar de nuevo las fuerzas que poseemos, la intuición entre otras, para aprender a usar todas las herramientas que poseemos para avanzar; el corazón es una de las mas poderosas.











Vía: despeirtamagazine





elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución





TE RECOMENDAMOS