El que se entrega por completo jamás regresa entero


Domingo, 05 Marzo 2017
El que se entrega por completo jamás regresa entero

Los amores pueden ser tan gratificantes como dolorosos, más cuando hay de por medio una  pérdida o una ruptura. Quien se entrega por completo en un relación, siente a plenitud, intensamente, incluso realiza sacrificios en beneficio de aquel a quien ama y así mismo puede sufrir en caso de pérdida un vacío que difícilmente podrá llenar.


Ese vacío permanece casi tanto como se le permita, el corazón tiene un espacio especialmente dedicado a alguien que ya no está, sin embargo ese sentimiento permanece… Pero algo en quien ama se rompe, no vuelve a ser igual… la experiencia marca, amar puede doler.


Es muy difícil decir adiós cuando no se está preparado para ello

niña-abrazando-corazón

Las rupturas siempre son dolorosas, separarse de quienes amamos puede ser lo más fuerte que tengamos que afrontar en la vida, bien sea porque la vida misma acaba o por decisiones que hayamos tomado o hayan tomado por nosotros así lo precisan.


Sin embargo, debemos estar conscientes de nuestros recursos para superar nuestras pérdidas, debemos dedicarnos el tiempo necesario para vivir el duelo, para afrontar la nueva realidad y aceptarla. Siempre es posible recomenzar, aun cuando nos sintamos incompletos, después de todo, eso no es más que una percepción ante nuestro sufrimiento.

buenas-personas (1)

Pero la verdad es que estamos completos, que tenemos muchos recursos para encontrar nuestro centro y volver al equilibrio. Los momentos de dolor nos ponen frente a frente con nuestras fortalezas, con nuestros miedos, con nuestra capacidad de levantarnos, armarnos y reinventarnos de ser necesario.


Por eso siempre debemos estar dispuestos a sobreponernos, no dejar que el dolor nos arrastre y afecte nuestro camino a seguir. Una pena no debe ser la piedra de tranca para nuestra vida, debe ser el escalón que nos haga más fuertes, lo que nos dé otra visión de la vida, lo que nos haga conscientes de lo que somos capaces.


Podemos guardar siempre un espacio en nuestro corazón para aquellos que queremos que estén y no están, pero nunca podemos cambiar nuestra esencia por una pena, no podemos permitir que el dolor sea lo que nos mueva, que el vacío se instaure, debemos encontrarnos con nosotros mismos y desde allí entender el verdadero propósito de la vida, que puede resumirse en ser felices a pesar de las circunstancias.

vivir-con-el-corazón-roto-es-respirar-a-pedazos

Los apegos siempre generarán sufrimiento, el miedo a la pérdida, el querer mantener aquello que nos hace sentirnos más vivos, no nos permite disfrutar el momento. Lo contaminamos siempre con escenarios que nos hacen sentirnos tristes, inseguros, ansiosos y allí nos debilitamos. Más aún cuando nos vemos forzados a desligarnos a alguien que nos hace falta en nuestras vidas.


Por lo que se hace relevante amar mientras podamos, dar lo mejor de nosotros y sembrar aquello que queremos cosechar… Muchas veces lo que creemos lo peor que nos ha podido pasar no es más que un comienzo maravilloso de algo para lo cual previamente no estuvimos preparados.











Vía: Mujer





elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución





TE RECOMENDAMOS