Si estás dispuesto a darlo todo por amor, comienza a dártelo a ti mism@


Martes, 07 Marzo 2017
Si estás dispuesto a darlo todo por amor, comienza a dártelo a ti mism@

Muchas veces nuestro centro lo ubicamos en un sitio externo a nosotros mismos, trayendo como consecuencia que podamos amar más a otra persona que a nosotros mismos. Inclusive hay quienes piensan que amarse a sí mismo por encima de lo que podemos sentir por otros, no es más que egoísmo.


Sin embargo, para pensar en darlo todo por otra persona primero debemos poder hacer lo mismo por nosotros, sin remordimiento, porque allí está nuestra fuente de amor y solo cuando sabemos amarnos y respetarnos es que podemos contemplar la idea de poderle brindar amor verdadero a otra persona.

548-Solo-hay-un-amor-que-es-para-siempre-el-amor-propio

Los vínculos que generalmente desarrollamos no son precisamente de amor, son de dependencia, de satisfacción de necesidades, de cómo me hace sentir el amar a otra persona, pero acá si lo hacemos desde el lado equivocado, desde nuestro ego, que corresponde a esa parte de nuestra mente que se esmera por protagonizar y que no da sin esperar recibir algo a cambio, sin pasar factura por lo otorgado.


El amor real es incondicional, ni siquiera depende de si estamos o no unidos físicamente a una persona, si mantenemos una relación activa. El amor real considera la felicidad del otro, nos hace creadores de oportunidades para hacer la vida de la otra persona al menos un poco más feliz, así sea a través de nuestros pensamientos, oraciones o presencia en nuestros corazones.


Para poder sentir ese tipo de amor por alguien, sin condiciones, debemos primero amarnos a nosotros mismos, cosa que no todos sabemos poner en práctica. Acá te dejamos algunos indicadores para que diagnostiques tu amor propio:

amor

  • Aceptación: Debemos aceptarnos tal y como somos, con nuestras virtudes y nuestras oportunidades de mejora, siendo lo suficientemente humildes para reconocer el brillo en el otro sin sentirnos opacados.
  • Creencia en nosotros mismos: Todo lo que manifestamos en nuestra vida, positivo o negativo, viene como consecuencia de qué creemos merecer, de qué nos sentimos capaces, de saber que si bien estamos en proceso de aprendizaje constante, estamos dando de nosotros lo mejor.
  • Dedicación de tiempo: Es crucial reservar tiempo para nosotros, para consentirnos, para hacer lo que nos gusta, para reconocernos y conectarnos a lo que somos.
  • Ser auténticos: Esto requiere de una autoestima muy elevada, capaz de poner en un segundo plano lo que piensen los demás, con tal de manifestarnos como realmente somos, sin miedo al rechazo o a los juicios de valor.
  • Considerarnos valiosos: Muchas veces somos los nosotros mismos los que no sabemos darnos el valor que nos corresponde, haciéndonos pasar por menos, sintiéndonos inferiores a otros. Solo nosotros podemos darnos valor y los demás actuarán en consecuencia.
  • Cuidarnos: Desde nuestro cuerpo, hasta nuestra alma, debemos darnos el cuidado necesario, prestando atención a lo que demandamos y tener la mayor disposición en proveérnoslo.

Amor

Aprendamos a amarnos y veamos cómo el amor se activa a nuestro alrededor, cómo comenzamos a atraer a nuestras vidas lo que está en sintonía con lo que nos damos a nosotros mismos, sin tener que sacrificarnos, sufrir o sentirnos explotados por amor.











Por: Sara Espejo


Vía: Mujer





elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución





TE RECOMENDAMOS