Cuando no podemos estar solos


Martes, 07 Marzo 2017
Cuando no podemos estar solos

O tenemos el “Síndrome de la cama vacía”.


Cuando un hijo abandona su casa para hacer su nueva vida muchos padres sienten el “síndrome del nido vacío” y tienden a sustituir el amor que les profesaban a sus hijos por animales de compañía. Lo mismo ocurre con quienes se quedan solteros, pues padecen del mismo problema pero, esta vez, llamado “de la cama vacía”. Acostumbrados a la monotonía y la normalidad de tener a alguien siempre a su lado, cuando se quedan sin pareja quedan sumisos a este síndrome. Se sienten solos, depresivos, no saben qué hacer con su vida, sienten un terrible vacío emocional y necesitan calmarlo metiendo a alguien externo en su cama. Incluso si no hay sentimientos de por medio. O no tan intensos.


Estas personas no saben estar solas, pueden querer mucho a alguien hoy, quedarse solteras y estar desde el minuto uno buscando a alguien con quien compartir sus días. No buscarán a alguien de una noche o unos meses, buscarán a alguien con quien estar, que les mime, les bese, les de las buenas noches. Alguien que no sólo le use para el sexo sino alguien que les pueda dar sentimientos, porque necesitan sentirse amados constantemente.


Buscan con quién pasear de la mano por la calle, con quién ir a cenar el fin de semana. Con quien ver una película abrazados en el sofá de casa. Ir al cine el domingo por la tarde y presentarlo en sociedad rápidamente. Rellenan sus camas para llenar su corazones. Sólo para no sentirse solos.


Se abrazan a alguien para sentirse seguros de sí mismos. Quieren para sentirse vivos. No saben estar solos, no se valen por sí mismos. Realmente hay personas muy dependientes y que se han mal acostumbrado a estar siempre acompañadas y en cuanto se quedan solteras se les cae el mundo encima. Esto no debería ser así, todo el mundo debería quererse por lo menos tanto como para poder estar solo y sentirse pleno.


Tu felicidad puede aumentar cuando compartes tu vida con alguien que realmente amas, pero no puedes amar al primero que te pase por delante y te diga cuatro cosas bonitas, porque entonces le estás dejando tu felicidad en sus manos. En las manos de cualquiera que sea que se quede contigo en ese instante.











Vía: ViajesDelCorazón





elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución





TE RECOMENDAMOS