Cambios en el cuerpo por ansiedad: 10 señales físicas


Miercoles, 08 Marzo 2017
Cambios en el cuerpo por ansiedad: 10 señales físicas


La intranquilidad, el miedo, la desesperación y el estrés diario son factores que pueden llevarnos a sufrir una crisis de ansiedad. Generalmente, cuando aparece una de estas crisis no es un episodio aislado y suele repetirse en el tiempo de tal manera que llega a ser una enfermedad crónica. Los efectos de la ansiedad no solo son a nivel psicológico, esta afección nerviosas tiene una serie de síntomas o señales físicas que te presentamos a continuación

Además de ser un estado que en la mayoría de las ocasiones impide a quien lo padece disfrutar la vida por completo o afrontar determinadas situaciones difíciles, la ansiedad también afecta al cuerpo. Algunas de las señales físicas que deja la ansiedad

  • Cambia tu voz: La ansiedad afecta a los músculos de la garganta de forma espástica, esto quiere decir que es capaz de modular tu voz y cambiarla de grave a aguda a través de los espasmos de las cuerdas vocales
  • Aumenta tu nivel de azúcar: Durante la crisis de ansiedad el cuerpo libera una hormona llamada cortisol, la cual al llegar al hígado es transformada en azúcar. Este aumento del azúcar puede ser inofensivo a menos de que seas diabético
  • Reacciones cutáneas el cosquilleo en partes del cuerpo o la sudoración excesiva son síntomas de sufrir una crisis de ansiedad que, prolongados en el tiempo pueden hacer que la piel envejezca más rápido.
  • Cambios en los músculos: El cuerpo se endurece durante la crisis y esta tensión es capaz de generar contracturas musculares y afecciones como la migraña nerviosa u otro tipo de migrañas
  • Estómago: Durante una crisis de ansiedad, el cuerpo tiene problemas para digerir bien los alimentos pudiendo llegar incluso a la aparición de un corte de digestión, si además estas crisis se prolongan en el tiempo, el fallo durante el proceso digestivo puede provocar desnutrición por una mala absorción en los intestinos.
  • El Bazo: Este órgano encargado de filtrar la sangre también se ve afectado por el estrés durante la crisis su rendimiento baja considerablemente de forma que una ansiedad muy prolongada en el tiempo puede provocar fallos en la limpieza de la sangre y aparición de toxinas en el corriente sanguíneo.
  • Pérdida de cabello: Si estamos sometidos a mucho estrés o ansiedad. La falta de nutrición o de riego en sangre por el fallo en el estómago o el bazo hace además que no llegue oxígeno a los folículos capilares y el pelo muera.

     

     

    En personas con alopecia el proceso se multiplica.

  • Escamación de la piel: Por la misma falta de riego que en el anterior caso, las personas con ansiedad sufren escamación de la piel y aparición de caspa.
  • Heridas bucales: Es normal que a las personas que padecen de ansiedad les aparezcan llagas en la boca, esto es una reacción del sistema inmunológico, que interpreta la crisis de ansiedad como una situación de peligro.
  • Miembros dormidos: Durante la crisis, se acelera el corazón y puede aparecer entumecimiento de determinadas partes móviles como piernas, manos o mejillas. En algunas ocasiones este entumecimiento puede desembocar incluso en un engarrotamiento pasajero.

6ae4bb8ca4f85bc70c194cc7ab1353ee 48x48

Existen algunas técnicas de relajación que pueden ayudarte a controlar tu nivel de estrés y por lo tanto a no sufrir crisis de ansiedad. Otro de los factores importantes para que no se desarrollen esta serie de episodios es la práctica regular de deporte y el mantenimiento de una dieta equilibrada. Relájate e intenta llevar una vida sana, la ansiedad desaparecerá.

t







Visto en: http://www.ellahoy.es





elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución





TE RECOMENDAMOS