Para curar una herida, hay que dejar de tocarla


Jueves, 09 Marzo 2017
Para curar una herida, hay que dejar de tocarla

A lo largo de la vida, acumulamos muchas cosas, algunas de ellas son agradables y nos llenan el alma al recordarlas, otras de ellas quisiéramos eliminarlas, pero no sabemos a ciencia cierta cómo hacerlo y terminamos obteniendo un resultado contrario. En esta categoría entran las heridas, esas marcas que se producen en nuestro ser que nos han ocasionado algún tipo de sufrimiento en el pasado y que cada vez que tenemos oportunidad nos provoca el mismo efecto.


Todas las heridas deben llevar consigo un proceso de sanación, no deben ser cubiertas en vivo, porque el daño será mayor, no se deben ignorar y hacer como si no estuviesen, porque por alguna parte comenzarán a drenar. Las heridas debemos curarlas, una vez identificadas, debemos hacer un laborioso trabajo, que por lo general debe incluir un proceso de perdón, de liberación de culpas, de aceptación y de desprendimiento.

Mujer-con-los-ojos-cerrados-llorando-e1456576792519

Cuando no llevamos a cabo estos procesos, las heridas jamás cicatrizan y cualquier roce, cualquier brisa, cualquier contacto, nos puede hacer “sangrar” nuevamente. Cuando nos aferramos a eventos del pasado que nos hicieron daño, estamos expuestos a vivir en una continua tortura que no nos permitirá avanzar, ni tampoco disfrutar de cosas diferentes de la vida, solo nos mantendrá en el dolor experimentado y su reaparición una y otra vez.


Debemos iniciar voluntariamente un proceso de curación, en donde se apliquen todos los recursos necesarios, debemos darnos tiempo para sanar, una vez encaminado el proceso, el contacto debe ser poco. No debemos darle fuerza a nuestros pensamientos dramáticos o catastróficos, debemos aprender a silenciar nuestra mente y no meterse en asuntos más profundos, con la poca colaboración que la caracteriza.

mujer-entre-naturaleza-1

Si nos dedicamos a darnos con un látigo, a revisar una y otra vez la cura, a recordar cómo fue propinada la herida, medir su profundidad, a compararla con otras heridas propias o de otros, no estaremos colaborando con el proceso de curación. Utilicemos nuestros recursos más esenciales, para darle paso a la sanación. Tenemos recursos ilimitados en nuestro interior para solventar nuestras penas.


Solo que no dejamos de ver a través de nuestros ojos, no dejamos de pensar, no dejamos de captar a través de lo que conocemos. Pero si damos paso a lo que realmente somos, entenderemos que la sanación está disponible para nosotros en cualquier momento, solo debemos callar nuestra mente y permitir a nuestro ser actuar.

sun-622740_1280-1024x682

Tómate el tiempo que necesites, pero no permitas que el ego te confunda haciéndote sufrir más de lo necesario, a él le encanta victimizarse, sufrir, busca mecanismos para llamar la atención, pero una vez que dejamos de prestarle atención y alejamos de sus manos ese cuchillo que acerca cada vez que puede a nuestras heridas, entramos en un proceso liberador y sanador.












Vía: Mujer




elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución





TE RECOMENDAMOS