La simpleza que sorprende: Sin buscarte, ni esperarte llegaste a mi vida


Sábado, 18 Marzo 2017
La simpleza que sorprende: Sin buscarte, ni esperarte llegaste a mi vida

Definitivamente la vida siempre te sorprende, algunas veces de manera desagradable y otras de forma totalmente gratificante. Muchas veces nos pasan cosas que no podemos explicar fácilmente, pero que cambian nuestra vida completamente.


Nuestra mente muchas veces nos puede hacer malas pasadas cuando queremos algo en nuestras vidas, porque ella es un instrumento muy particular, de alta potencia, que nos fue dado sin unas instrucciones para que nosotros sin más, a través de la experiencia aprendiéramos a utilizarlo… Y por lo general resulta que cuando queremos conseguir algo, ponemos a nuestro instrumento creador a trabajar en contra, a través de los miedos, las creencias negativas, la ansiedad por conseguir algo y resulta que vibramos con una energía que por lo general termina alejándonos de lo que realmente queremos y muchas veces por el contrario terminamos atrayendo algo totalmente contrario.

Luego, cuando queremos conseguir algo, tenemos dos opciones que son muy efectivas, la primera es controlar nuestra mente, creando los pensamientos que necesitamos para obtener lo que queremos, sabiéndonos capaces, casi sintiendo ya entre nuestras manos aquello que deseamos, con la certeza y seguridad de que así va a ser, sin cabida a la duda. Y la segunda es distrayendo a nuestra mente de nuestro objetivo…  no pensar en eso, no anhelarlo, relajarnos y sin esperarlo, casi de forma exacta, eso que nos hace falta de alguna forma, pues sencillamente llega. Esto es difícil hacerlo de forma consciente, por lo general se nota cuando ya hemos obtenido el resultado.


Ambas opciones tienen en común la relajación ante la situación, la no preocupación, el no auto-sabotaje y la ausencia de miedos y dudas. En lo personal, la mayoría de las veces me va mejor con la segunda alternativa, distraigo a mi mente, algo en mi interior sabe mejor que mi mente lo que deseo y quiero conseguir, pero no pienso en ello, no ocupo mi mente en ello… Y mágicamente cuando dejo de preocuparme todo fluye, mi mente deja de crear de forma descontrolada todo lo que producen mis miedos, todo lo que no quiero, todos los obstáculos  y todo lo que me separa de lo que quiero.

Desnuda-bajo-la-lluvia 

Y sí, así, sin buscarte, ni esperarte, llegaste a mi vida, para llenar un espacio que ni siquiera sentía que hacía falta que fuese llenado, y ciertamente no escapo del gran número de personas que quieren compartir sus vidas con alguien, pero en algún punto, esto dejó de preocuparme, mi mente estaba distraída en un universo diferente, donde todo funcionaba bastante bien, aún con ese espacio no ocupado… extrañamente no lo sentía vacío. Pero de la nada, de la forma más casual, hoy estás aquí y puedo decirte que siento que siempre ha sido tu lugar, no sé dónde estabas, no creo en el destino, ni el almas gemelas, ni en complementos… Solo siento que nuestro “tú y yo” es muy diferente a los “tú y yo” que hubiese podido vivir anteriormente.

620968e6-80ec-47ae-99e8-c1447ab92e5b









Vía: RincóndelTibet





elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución





TE RECOMENDAMOS