Qué bonito cuando te mandan al carajo y ahí encuentras el amor de tu vida.


Martes, 11 Abril 2017
Qué bonito cuando te mandan al carajo y ahí encuentras el amor de tu vida.

Aun puedo recordar como mi corazón se rompió en mil pedazos cuando después de haber tenido tantos momentos hermosos volteaste la cara diciendo adiós, recuerdo como parecías hecho de hielo, y por más argumentos sólidos que te ofrecí para continuar nuestra relación simplemente no pude hacerte cambiar de opinión, nunca me dijiste la razón por la cual lo nuestro no tenía esperanzas, nunca quisiste discutir conmigo las razones por las cuales te alejabas, simplemente repetías una y otra vez que era lo mejor para los dos, era obvio que estabas hablando solo de ti.


Duelen mucho las despedidas, pero en lo particular me duelen más cuando no tengo un motivo claro por el cual las cosas no funcionaron, a pesar de lo incomprensible que es esta práctica, trato de encontrar la lógica de por qué las cosas no terminaron bien, y digo que es incomprensible, porque en el amor la razón siempre se ve empañada por las emociones, y algo que aún lo complica más es el hecho para que la relación funcione ambas partes deben de intentar mantener viva la llama siempre.

En fin, las cosas terminaron tal y como tú lo querías, yo quedé petrificada sin entender como todo había terminado, porque me pareció fugaz, y muy repentino, no vi una picada en nuestra relación, solo vi que de pronto se había acabado el camino, estaba muy triste y desorientada, pero al menos tenía el consuelo de creer no haberme equivocado, y más porque de haberlo hecho seguramente hubieras usado mis equivocaciones como argumento para terminar nuestra relación.


¡Pero quien iba a pensar que aquellas palabras tuyas se volverían realidad¡, quien se imaginaría que el universo sería mi cómplice esta ocasión y que me retribuiría el haberlo hecho bien contigo, nunca he dudado que todo en esta vida se paga, pero es que a veces la factura llega tan pronto que resulta sorprendente, pues cuando mi tristeza apenas comenzaba a sentirse profunda apareció aquel que siempre busqué, apareció y gracias a ti me encontraba libre para poder amarlo, resulto al final que era lo mejor para los dos, o al menos eso pensaba.

Algún tiempo después nos volvimos a encontrar por “casualidad” o al menos eso dijiste, pero se te olvida que te conozco muy bien y puedo reconocer cuando mientes rápidamente, es por eso que cuando terminamos no quisiste darme razones, porque sabías que si me mentías lo sabría y no me detendría hasta saber la verdad, trataste de hacer ver nuestro encuentro como algo casual, y para no meterme en discusiones te seguí la corriente, me contaste una trágica historia y sé que esperabas escuchar una mía, pero pude notar como se te salieron los ojos cuando te dije que estaba a un par de meses de casarme con el amor de mi vida, y que tenías razón en el momento en que decidiste terminar lo nuestro, te di las gracias y te deje completamente desarmado.


Me imagino que tenías todo preparado, que habías calculado tu estrategia para volver conmigo, y que posiblemente te hubiera funcionado de no haber conocido al que en unos meses será mi marido, solo espero que sea la razón que fuera por la cual me dejaste te haya valido la pena, porque gracias a que me mandaste al carajo ahí terminé encontrando al amor de mi vida.








Autor: Sunky


Vía: CartasSinDestino




elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución





TE RECOMENDAMOS