¿Es indispensable dejar el alcohol para adelgazar?


Miercoles, 19 Abril 2017
¿Es indispensable dejar el alcohol para adelgazar?

Cuando muchos comienzan a hacer dieta renuncian a los alimentos muy grasosos, golosinas y a todo tipo de bebida alcohólica para así no ganar más kilos y perder los que ya se tienen.

¿Por qué dejar el alcohol? Muchas personas dejan el alcohol porque no lo relacionan con nada saludable. Es más, según la Organización Mundial de la Salud es causante de más de 200 enfermedades y trastornos en todo el mundo. 

También es sabido que el alcohol posee muchas calorías. En un gramo hay siete calorías, muy por encima de las cuatro que se encuentran en un gramo de azúcar, pero sí muy cerca de la grasa, que en un gramo contiene nueve calorías. Esta es la razón por la que el consumo de alcohol se relaciona con la obesidad, sobre todo con la cerveza, pues hasta existe una expresión muy popular sobre esta relación: panza chelera barriga cervecera.

Con todo esto es posible caer en el error de culpar al alcohol por esos kilos de más. Si bien el alcohol aporta muchas calorías, no es el único culpable. De acuerdo a la nutricionista y autora del libro 'La dieta ALEA', María Astudillo, todo se debe a una serie de factores. Por ejemplo, si el fin de semana un adulto bebe cuatro cervezas habrá ganado más de 400 calorías. Si a esto se le agrega una bolsa de papas fritas, el número de calorías sumarían más de 1000. Si esto se repite al menos por seis fines de semana se habrá ganado un kilo así de fácil. 

Entonces, ¿al hacer dieta se debería dejar por completo el consumo de alcohol?

 

No. Existen estudios que aseguran que el consumo moderado de bebidas alcohólicas puede ayudar con la dieta. Según el doctor del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fidiopatología de la Obesidad y la Nutrición del Instituto de Salud Carlos III, Ramón Estruch, "no se trata de decir ‘alcohol sí’ o ‘alcohol no’, sino de hablar de un consumo moderado que beneficia a quienes desean acompañar su dieta saludable, con verduras, frutas y legumbres, con un poco de vino o cerveza".

Según un estudio publicado en 2016, que fue dirigido por el mismo Estruch, se observó que los participantes que llevaron una dieta que incluía el consumo moderado de cerveza o vino (una copa) perdieron peso.  

La clave de estos resultados, según el investigador, reside en mantener una dieta saludable "reduciendo el número total de calorías que una persona toma al día, es decir, mermar el tamaño del plato".

Finalmente el experto aclara que el nexo entre el alcohol y obesidad depende mucho de qué tanto se consuma y que tipo, pues el exceso de alcohol provoca que las personas engorden al principio y que luego, por alteraciones al intestino y al organismo, bajen de peso. Por esta razón, las personas que consumen bebidas alcohólicas en exceso son delgadas.

Fuente: El País




elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución





TE RECOMENDAMOS