POR QUÉ DEBERÍAS CONVERTIRTE EN UNA MUJER SEGURA E INDEPENDIENTE


Viernes, 19 Mayo 2017
POR QUÉ DEBERÍAS CONVERTIRTE EN UNA MUJER SEGURA E INDEPENDIENTE

La sociedad hace un trabajo bastante bueno intentando aparentar que elogia y admira a la mujer independiente. Pero la realidad es todo lo contrario.

 

Vamos a enseñar a una niña la importancia de pensar por sí misma y ganar su propio dinero para que cuando se desarrolle en el mundo real como una mujer fuerte, poderosa y librepensadora le hagamos saber que una mujer así de arrolladora no es bienvenida en este mundo.

 

Nuestra falsa aceptación es extremadamente peligrosa. Cuando mandan mensajes tan contrarios a la vez, ¿cómo pueden esperar que veamos el mundo con claridad? Nos enseñan a ser seguras de nosotras mismas, pero cada canción que sale en la radio es de una rubia medio desnuda cantando sobre lo mucho que no sólo quiere, sino necesita a su chico.

 

Nos animan a compartir todas nuestras emociones, y cuando lo hacemos nos dicen lo radicales y desagradables que somos. Nos enseñan la importancia de ser autosuficientes, pero nos instruyen para casarnos sólo con hombres ricos.

 

Tenemos que salir de todo ese sinsentido que nos manda la sociedad. Tenemos que ser la mujer segura e independiente que en el fondo somos, lo que pasa que no sabemos todavía cómo serlo. Por eso:

 

  1. No necesitas el permiso de nadie

 


 

Una mujer independiente no necesita que le digan que está bien. Ella tiene su propio conjunto de reglas que escribió con su propia tinta y criterios. Ella es el tipo de chica que va más allá, que no se conforma con lo mediocre ni vive la realidad de los demás.

 

Por eso no necesita el permiso de nadie para hacer lo que quiere, cuándo, cómo y con quien quiere. No le importa lo que piensen los demás. Ella sabe que es responsable de lo que dice, no de lo que tú entiendes.

 

  1. No tengas miedo a tener tu propia opinión

 

Una mujer independiente tiene un pensamiento independiente. Tiene la libertad más poderosa de todas, la libertad de su mente. No tiene miedo de expresar su perspectiva y punto de vista.

 

No se dejará influenciar por pensar o sentir de manera distinta a los demás, especialmente si va en contra de sus principios. Tiene esencia revolucionaria y su moral es inquebrantable.

 

  1. No necesitas la aprobación de nadie

 


 

La mujer que no necesita la aprobación de nadie es la persona más temida del planeta. – Mohadesa Najumi

 

La confianza de una mujer independiente y segura no depende de otros, viene de un lugar mucho más poderoso y estable: de sí misma. Cuando tu autoestima es tuya y no depende de la aprobación de otros, esa es la verdadera confianza.

 

¿Qué pasará cuando ya no te digan que eres guapa? ¿Dejarás de serlo? Tú no eres lo que los demás dicen que eres. Eso te pertenece a ti. La verdadera autoestima es la que nace de uno mismo, no depende de la opinión de los demás.

 

  1. No tengas miedo de sentirte orgullosa de ti misma

 

Una mujer segura e independiente no se esconde detrás de la falsa modestia. No va a fingir que no está orgullosa de sí misma por todo lo que ha logrado.

 

Es ferozmente honesta, por eso sabe que aunque haya podido hacer muchas cosas mal, con las que ella se queda son con las que ha hecho bien. Sabe que eso es mucho más importante que todo lo demás.

 

Créetelo, tienes muchas razones para hacerlo. Basta con que te fijes bien.

 

  1. No te dejes intimidar, intimida

 


 

Una mujer segura e independiente no se deja intimidar por jerarquías o etiquetas. Ella sabe que tiene su propio control, y que no hay absolutamente ninguna razón para asustarse por nadie.

 

Cuando una mujer no se deja intimidar, ella es la que intimida. Sabe que por mucho traje, dinero, posición o cargo que tengas, la autoridad real se basa en el respeto, y no a través de etiquetas o fachadas que no sirven más que para vender humo.

 

Ella se hace respetar, y esa es la verdadera clave para relacionarse con los demás.

 

  1. No necesitas a nadie

 

Una mujer independiente no necesita a nadie para estar bien. No necesita el afecto ni el amor de ningún hombre para sentirse querida, porque ella ya tiene un corazón bien grande para quererse.

 

No necesita un hombre que le diga que es guapa, porque tiene un espejo donde se ve a diario y se lo dice ella misma. En definitiva, no necesita a su media naranja porque ella ya es una naranja entera.

 

¿Y sabes lo mejor de todo? que cuando te enamoras de una mujer así y ella te también te quiere a ti sabes que te quiere de verdad, porque no te necesita. “Sé que te quiero, porque no te necesito”. Y ese es el amor más puro y verdadero de todos. Uno que no nace de la necesidad, sino del  aportar, del crecer, del sumar.

 

Eres una mujer segura e independiente. Lo eres. Lo que pasaba que no sabías cómo serlo. Ahora tienes la oportunidad, ¡a por ello!

 

 

Desde: EURO




elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución





TE RECOMENDAMOS