NO SOY; TAMPOCO ESTOY


Miercoles, 07 Octubre 2015
NO SOY; TAMPOCO ESTOY

 

En realidad en este momento no deseo pensar…

Sólo ser y no estar.

Pretendiendo entender lo que no tiene sentido.

¡Y ya está!

 

No pretendo ser nada que no soy.

Tengo toneladas qué leer…

No pretendo estar donde no quiero.

Tengo toneladas que escribir…

¿Me alcanzará la vida?

Me pregunto qué pasaría si no…

 

¿Qué pasaría si hoy mismo muero?

Por azares de la vida…

Si no existiese la oportunidad de volver a verte.

 

No puedo dejar de pensar (me estoy dejando llevar una vez más) en que si solo me quedara hoy, iría por ti… Rompiendo estas cadenas que nos apresan, acabando con el odio de otros que nos separa.

 

Me imagino tu rostro al verme llegar a ti una vez más (agotado por correr, porque no me perdería ni un segundo de verte) tan sorprendida como si ese hecho no fuese así de predecible, tan impactada como si te preocupara que eso sucediera…

 

Pero quizá una no tan fugaz sonrisa iluminaria tu rostro una vez más, con esa fuerza que recuerdo… Sería tan fácil correr en ese momento… Tanto que de seguro tendrías terror.

 

Tus manos heladas buscarían las mías, pero mi abrazo te tomaría por sorpresa… Siempre a tu medida… Tratando de creer que eres real otra vez, que no eres ni un fantasma ni una sombra, sino tú… Ignorando todo lo demás, incluso esas lágrimas que se escapan de ambos; lágrimas que se extrañan las unas a las otras en silencio y ocultas de todo aquello que busque verlas. Silenciosas y silenciadas. Nada estaría bien en ese momento (tus preocupaciones claro está).

 

Confusión. Alegría. Tristeza. Miedo. Demencia. Adrenalina. Cielo y realidad.

 

¿Cuánto tiempo me queda antes de despertar?

 

¿Aún te puedo ver?

 

Se deshace el sueño como un castillo de cartas que se derrumba sin un aparente porqué, sin un motivo, sin una razón.

 

Sé que si me atrevo a mirar a través de la realidad que desaparece, te veré…

 

Y me devuelves la mirada, con una pena que me parte el corazón.

 

Entonces sé la verdad.

 

Soy yo quien derrumbó el castillo,

soy yo el culpable.

 

No soy…

No estamos…

Lo siento por no ser el bien que quiero, sino el mal que no quiero; como lo escribiste alguna vez.

 

Autora: Anubis





elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución





TE RECOMENDAMOS