JUGAR CON ESTA APP ANTES DE ACOSTARSE MEJORA LAS NOTAS DE MATEMÁTICAS


Jueves, 08 Octubre 2015
JUGAR CON ESTA APP ANTES DE ACOSTARSE MEJORA LAS NOTAS DE MATEMÁTICAS

 

Existe un ecosistema millonario alrededor de las aplicaciones educativas que prometen resultados. Un estudio publicado en 'Science' confirma la utilidad de este tipo de herramientas

 

Algo tan sencillo como jugar con una app antes de acostarse puede marcar la diferencia en clase de matemáticas. La incorporación de las últimas tecnologías para impulsar la educación es un viejo unicornio que se persigue desde hace décadas.

 

Ahora, un estudio publicado hoy en la revista Science demuestra lo beneficioso que puede ser para los más pequeños el uso de aplicaciones educativas, aunque sean usadas una vez a la semana.

 

“Hemos descubierto que los niños que usan una aplicación de matemáticas con sus padres mejoran en matemáticas, hasta el punto de que sus conocimientos adelantan en tres meses a los de sus compañeros”, asegura a Teknautas la investigadora de la Universidad de Chicago y coautora del estudio, Talia Berkowitz. Y esto aunque (o mejor dicho, sobre todo), sus padres muestren el clásico miedo a las matracas.

 

Bedtime Math (matemáticas para antes de dormir) es el nombre de la aplicación utilizada por los investigadores de la Universidad de Chicago para evaluar si estos complementos educativos pueden marcar la diferencia… o son una pérdida de tiempo. La app no está disponible en español de momento, pero sí muestra la importancia de que estas herramientas sean utilizadas en compañía de un progenitor.

 

Casi 600 niños de primero de primaria (con sus padres) participaron en la prueba, y cada familia recibió un iPad con una app instalada. 167 de los pequeños jugó con una aplicación de contar historias, mientras que 420 obtuvieron Bedtime Math, en la que los cuentos estaban aderezados con preguntas matemáticas y resolución de problemas.

 

El rendimiento de los niños en matemáticas se midió al principio y al final del año escolar, para poder comparar las diferencias entre ambos grupos. También se preguntó a los progenitores sobre su miedo a las mates, puesto que existen estudios que demuestran que sus hijos tienden a ser peores en esta asignatura.

 

Este se define como esa ansiedad sobre las habilidades propias, con independencia del nivel, tan habitual en esta ciencia.

 

Los resultados mostraron, al final del curso académico, cómo los niños que habían utilizado la aplicación adelantaban a sus compañeros hasta en tres meses. Cuanto más jugaban con ella (entre 0 y 6 veces por semana) más grande se hacía esta diferencia con el resto de alumnos, y esta mejora tenía lugar aunque sólo emplearan la herramienta una vez cada siete días.

 

Una pregunta que podría surgir es si esta mejora es debida a la aplicación… o a la interacción con los padres. “El uso de la app de lectura como control contesta a esta cuestión”, explica Berkowitz. “Creemos que la app ofrece a los progenitores una mejor forma de hablar e implicarse con sus hijos sobre matemáticas”.

 

Efectivamente, los niños que empleaban el programa alternativo no mejoraron en matemáticas. Aun así, la investigadora subraya que “la característica principal de esta aplicación, y la que la hace exitosa, es que no está pensada para que los niños la utilicen por sí solos, sino que anima a los padres a implicarse con ellos en esta asignatura”. Atención paterna y juegos educativos, dos caras de la misma moneda.

 

Millones de dólares en juego

 

Lo más positivo es que el uso de la aplicación fue especialmente beneficioso para los hijos de aquellos padres con ansiedad matemática. Algo que los investigadores, por otra parte, ya esperaban, pues estos alumnos no reciben un empuje adicional en casa. “Nuestras actitudes hacia las matemáticas tienen un efecto sobre el aprendizaje de los niños. Sucede con los padres con miedo a las matemáticas pero también con los profesores”, comenta Berkowitz.

 

Tecnología y educación: Apps y colegios. Alrededor de estos conceptos se ha desarrollado un mercado multimillonario, con cientos de métodos que prometen enseñar la asignatura temida por excelencia. Al margen de esto, los investigadores intentan determinar qué sistemas son más efectivos y cuáles no lo son en absoluto.

 

El estudio de Berkowitz demuestra cómo el uso semanal de una de estas herramientas puede ayudar a romper el desnivel generacional en conocimientos matemáticos. Las tabletas (no digamos ya los ordenadores) están cada vez más extendidas, por lo que estas apps tienen el potencial de convertirse en una solución efectiva y de bajo coste.

 

El objetivo final es lograr que la incomodidad que sienten muchos padres con las matemáticas no se transmita a la siguiente generación.

 

Autor: Sergio Ferrer




elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución





TE RECOMENDAMOS